Corrección de Conductas no Deseadas en un Perro


La conducta de un perro en su etapa adulta está directamente relacionada con la educación que reciba al ser cachorro: llámese estimulación temprana efectiva, su socialización con personas y otros animales, el uso de refuerzos positivo, y su bienestar animal. Cuando estos procesos no se han llevado a cabo correctamente, empiezan a aparecer conductas raras, que pudieran ser agresivas o miedosas o por defensas.

En esta ocasión, me gustaría responder a algunos interrogantes sobre la posibilidad de corregir las conductas de un perro.

¿Qué conductas deben ser modificadas?

El perro es un animal con autonomía propia, es decir, no podemos controlar todo aquello que haga en su rutina diaria. Muchos dueños se molestan porque su perro no camina junto a ellos por la calle o si son demasiado activos y “no se quedan quietos” en casa. Cada animal tiene su personalidad, al igual que particularidades de su raza, y es importante entender que no tenemos a nuestro lado un robot. Un punto importante al adquirir un perro, es conseguir la mayor información posible sobre la raza que nos interesa, e inclusive conversar con personas que tienen experiencia con dicha raza, y así tomar una decisión informada que vaya bien con nuestro estilo de vida.

Por otro lado, problemas del comportamiento, son conductas que debemos modificar ya que no permiten al perro llevar una rutina diaria normal. Algunos ejemplos de problemas de comportamiento son:

Agresividad

Ansiedad por separación

Miedo

Estrés

Estereotipias o mejor conocido como conductas compulsivas

Ladridos extremos

Aun así existen otras conductas que nos siempre son de nuestro agrado, como por ejemplo que el perro salte encima de las personas, y eso hace que queramos modificar o eliminar este tipo de hábitos.

¿Es posible modificar cualquier conducta?

Es importante comprender que no siempre es posible modificar las conductas del perro, especialmente si están muy arraigadas. Por ejemplo, un perro víctima de MALTRATO o de falta de sociabilización tardará mucho tiempo en volver a confiar en que no recibirá maltratos o en dejar de temer a otros perros, inclusive en algunos casos jamás será posible crear un ambiente de juego normal con otro can.

Otro detalle a tener en cuenta es el correcto diagnóstico de la conducta del perro. Muchas personas afirman que sus perros son "agresivos" con otros, cuando realmente se trata de miedo. A veces podemos detectar cuál es el problema principal, pero en ocasiones debemos acudir a un profesional para que nos indique realmente qué le sucede a nuestro perro y por qué actúa así, o mejor dicho, cuál es la raíz de la situación. El especialista, le realizaría una evaluación al perro y nos indicaría si es posible trabajar con el perro para rehabilitarlo, al igual que los pasos a seguir.

La importancia del bienestar animal antes de iniciar una modificación de conducta

Antes de empezar a trabajar en la modificación de una conducta, sea cual sea, es importante tener en cuenta el bienestar animal de nuestro perro: si sufre de dolor articular, pasa sed o no tiene confort alguno es importante solucionarlo previamente. Un perro que no goza de bienestar animal en su vida probablemente no responderá a nuestras indicaciones de forma óptima. No podemos exigir nada de él si no le cuidamos como corresponde.

Consejos para la modificación de una conducta

Evidentemente debemos rechazar cualquier tipo de castigo físico o maltrato en el perro al modificar una conducta. Esta clase de métodos puede provocar serias consecuencias e incluso problemas de comportamiento realmente graves como la agresividad hacia las personas o las fobias. Las técnicas y herramientas a utilizar para un proceso de modificación de conducta deben más bien generar confianza y tranquilidad en el perro, y que su proceso de cambio sea a través de recompensas o estímulos positivos, por ejemplo.

Por otro lado, debemos asegurarnos que el perro se ejercite de forma adecuada y regular, de acuerdo a sus necesidades físicas. Un exceso de energía acumulada, por ejemplo, puede propiciar conductas destructivas o excitables en casa, y muchas veces al aumentar el ejercicio diario, se evitan dichas conductas. Además, el ejercicio suele proporcionar bienestar al animal.

Si desea saber más sobre cómo corregir algunas conductas, le invito a contactarnos, el equipo de adiestradores de Woof House le responderemos con gusto sus dudas y podremos ayudarle a convivir mejor con su perro . Tel. 396-2089 o 6673-7386, Email woohfousepty@gmail.com

Artículo escrito por Guillermo Valdés Instructor de adiestramiento canino con especialidad en psicología canina para Woof House, redactado para la revista Pets World Magazine.

#training #perros #adiestramiento #terapiadeconducta #cachorros #panama #perro

0 vistas