#WoofTips para Llevar a tu Perro al Parque


Ayer domingo, tuvimos nuestro primer Woof Park Day, un evento en donde invitamos a nuestros clientes a pasar una mañana diferente y divertida con sus perros.

Escogimos el parque de Paitilla, con su recientemente inaugurado parque de mascotas (gracias Junta Comunal de San Francisco!!) donde los perros pueden jugar sueltos de forma segura y controlada. Hoy en día, los parques de mascota son una tendencia creciente en países como Estados Unidos, donde las mascotas y sus papás comparten momentos juntos ejercitándose y jugando.

Algunos beneficios de visitar este tipo de parques son:

  • Tu perro se ejercita física y mentalmente: al estar suelto, el perro descubre o olfatea nuevos elementos, corre libremente y juega hasta el cansancio con otros amigos. Al final de la jornada tu perro quedará super cansado y feliz.

  • Socialización: los perros por naturaleza son altamente sociables y este tipo de ambientes ayudan a que el perro se divierta practicando su lenguaje corporal y comunicación natural con otros perros. También evita que éste desarrolle miedo o agresividad con otros de su misma especie.

  • Es divertido para los papás: tu también te ejercitarás y te divertirás creando un vínculo más fuerte con tu perro.

Sin embargo, como papás responsables, es importante tomar algunos puntos en consideración al llevar a tu perro a un parque de mascotas. Aquí te damos algunos #WoofTips:

1. Determina si tu perro debe ir a un parque de mascotas:

  • Cachorros/perros sin vacunas: al llevar a tu perro al parque de mascotas, es importante que éste cuente con todas las vacunas recomendadas por el veterinario. Este tipo de espacios puede ser potencialmente peligroso para tu perro si no cuenta con la debida protección. Si tu perro esta padeciendo de una enfermedad contagiosa como bordetella o tos canina, no lo lleves pues sería un riesgo para las otras mascotas.

  • Hembras en celo: evita embarazos no deseados. Al llevar a tu perrita en celo, también podrías incitar que machos se peleen por respuesta natural.

  • Perros miedosos, nerviosos o agresivos: Un perro que tiene miedo o nervios hacia otros perros no debería ser expuesto de forma abrupta a un ambiente sobrecargado como lo es un parque de mascotas, ya que su problema puede empeorar en vez de mejorar. Por otro lado, sería irresponsable llevar un perro agresivo a un parque, donde las mascotas de otras personas corran peligro. También debes evaluar si tienes un perro que juega de forma ruda y fuerte con otros perros y no se sabe comportar. En todos estos casos, recomendamos asesoría profesional que podría ayudar con técnicas de terapia de conducta, antes de llevarlo a un parque.

2. Determina si tu perro puede estar suelto

Para que pueda estar suelto en un parque de mascotas, tu perro debe obedecer el comando “Venir” o “Come” (en inglés). Recomendamos que practiques este comando y que el perro esté adiestrado para hacerte caso, evitando así situaciones lamentables que se pudieran presentar.

3. Protégelo de las garrapatas

Antes de ir al parque, debes emplear un método de protección contra las pulgas y garrapatas, para evitar enfermedades como la erliquiosis.

4. Antes de entrar al parque de mascotas

Observa el ambiente que hay dentro, evaluando los perros que hay y si el juego se está dando de forma positiva. Si sientes que podrían haber problemas con tu perro al entrar, considera posponer la visita para otro momento. Si tienes un perro de raza chica, recomendamos analizar antes de entrar, si existiese algún riesgo para tu perro.

Cuando un perro nuevo llega a un parque, los otros perros usualmente se apresuran a investigarlo. Esto podría resultar abrumador para tu perro, si es nuevo en el parque. Para evitar un “asalto” canino, ronda por la parte de afuera del parque para que los otros perros se percaten del tuyo, y una vez la emoción por su llegada se disipe, pueden entrar juntos al parque.

5. El buen juego vs señales de alarma

Es importante que en todo momento vigiles a tu perro cuando está jugando con otros perros, e interrumpir la sesión de juego si ves que las cosas se están saliendo fuera de control.

El buen juego: Cuando los perros juegan, usualmente se inclinan hacia adelante en señal de juego. Tocan al otro perro con su pata, y se comportan como cachorros rebotando por todos lados. Sus cuerpos se ven relajados,y no tensos, y pueden hacer muecas de juego – mantienen sus bocas abiertas y pareciera como si sonrieran. Durante el juego, los perros pueden gruñir de forma juguetona y pueden abrir su boca exponiendo sus dientes, pretendiendo ser feroces. Cambian de papel: uno corretea al otro y luego cambian de rol, luchan con uno encima del otro y viceversa, etc. Los perros pueden cambiar de juegos, alternando entre corretearse entre sí, luchar, mordisquearse, jugar con juguetes, y luego toman descansos para tomar agua y olfatear. Puedes notar que al jugar, los perros toman pausas o breaks de un par de segundos antes de seguir jugando. Esto ayuda a evitar que el juego se salga de control.

Señales de alarma: Debes vigilar las señales de alarma para tratar interrumpir el juego antes que ocurra una pelea. La primera pista de que algo no está bien es la ausencia de las señales de buen juego descritas arriba: puedes notar que los cuerpos de los perros se vuelven rígidos y tensos. Sus movimientos parecen ser más rápidos, y no rebotan como cachorros jugando. El juego se puede volver más ruidosos y la intensidad se eleva, sin pausas o breaks. Si ves cualquiera de estas señales, es hora de acabar el juego. El juego también se debe interrumpir si ves que hay un perro que persigue y juega muy rudo con otro perro que intenta escapar, o si en repetidas veces trata de tumbar y pararse encima de otro perro. Debes intervenir inmediatamente si varios perros empiezan a perseguir a un solo perro, especialmente si éste es de tamaño pequeño.

6. Qué hacer si se forma una pelea

  • Mantén la calma. Al estar calmado podrás parar la pelea de forma efectiva y segura.

  • Antes de intervenir de forma física, haz mucho ruido, ya sea gritando o aplaudiendo. Si tienes un pito o algo que pueda hacer mucho ruido úsalo.

  • Si hay una manguera o agua, moja inmediatamente a los perros y estos se separarán.

  • Si esto no funciona, es hora de que tú y los otros papás los separen rápidamente. Esto lo deben hacer a la vez, agarrando a su perro debajo de la cadera, al inicio de sus patas (evita agarrarlo por las rodillas o tobillos para que no se lastime). Lo debes halar rápidamente hacia ti.

  • NUNCA lo agarres por su collar ya que por instinto te puede morder.

  • Al terminar la pelea, los perros involucrados deben ser amarrados y retirados del parque.

7. Diviértete con tu perro

Lleva juguetes con los que puedas interactuar con él, siempre evitando llevar objetos que inciten el instinto de territorialidad de tu perro. Pelotas, frisbees, cuerdas, etc. son excelentes opciones para estos momentos de diversión.

8. Recoge su excremento

Como papás responsables, es importante procurar llevar bolsitas de excremento y dejar el área limpia para que otros puedan disfrutar de las instalaciones.

9. Lleva agua

Tu perro debe contar con agua para tomar luego de tanto juego y ejercicio.

10. Es hora de ir a casa

En el momento de que tu perro deje de interactuar con otros perros o ya no quiera jugar, es el momento de llevarlo a casa. Con algunas razas, es importante tener claro hasta cuándo tu perro se puede agitar y ejercitarse sin extralimitarse.

Fuente: http://pets.webmd.com/dogs/guide/dog-park-behavior-know-risks-rewards#1

#parquedemascotas #perros #perro #mascota #parque #socializacion #panama #cachorros #adiestramiento #training #wooftips

583 vistas